»

May 14

Invierte en planes de pensiones si quieres que tu próxima declaración de la renta sea “a devolver”

Jubilacion_proxima_salida_redEstamos en tiempo de Declaración de la renta del 2012, que debemos presentar antes del 1 Julio 2013

¿Has visto ya cómo te sale tu declaración de la renta 2012?. ¿”A pagar” o “a devolver”?

Como todos sabéis lo de devolver no es que no pagues impuestos, sino que has pagado más de lo que te correspondía y por eso te lo devuelven, pero a todos nos hace ilusión que, por estas fechas, nos llegue un abono a nuestra cuenta.

Si no estás pagando una hipoteca o no has hecho una aportación a un plan de pensiones a lo largo del 2012, lo más probable es que te salga “a pagar”.

¿Existe alguna manera de que mi próxima declaración de la renta en 2013, me salga “a devolver”?

Realmente, además de pagar una hipoteca o estar ahorrando en una cuenta ahorro vivienda para comprar una casa, la única alternativa posible para que te devuelva dinero Hacienda o  tengas que ingresar menos,  es hacer aportaciones (invertir parte de nuestros ahorros) en un plan de pensiones a lo largo del 2013. Puedes hacerlo hasta el 31-12-2013, pero es mejor que no lo dejes para el final y lo vayas haciendo ya, de esa forma evitarás que se te olvide.

Las aportaciones pueden ser periódicas, mensuales, trimestrales, anuales, o una aportación cuando te parezca bien.

¿Qué efecto fiscal tendrán las  aportaciones al plan de pensiones hechas en 2013 en mi declaración del próximo año?.

Las aportaciones hechas en 2013, se restarán de tu base imponible del IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas), es decir, es como si no hubieras ganado el dinero que has aportado al plan de pensiones, y como te habrán retenido en función del total del dinero que realmente has  ganado, es muy probable que la declaración del IRPF del 2013 te salga  “a devolver” o en todo caso “a ingresar menos”. Si quieres hacer un cálculo preciso del efecto fiscal puedes hacer simulaciones con el programa “Padre” de Hacienda.

¿Hay algún límite de dinero que puedo aportar a mi plan de pensiones para conseguir reducir mi base imponible?

Sí, Puedes aportar lo que quieras, pero sólo te podrás deducir de tu base imponible el importe aportado con los siguientes  límites: Los menores de 50 años hasta un máximo de 10.000 euros anuales, siempre que no supere el 30% de sus rentas netas de trabajo + servicios profesionales. Los mayores del 50 pueden aportar y deducirse anualmente hasta 12.500 euros siempre que no supere el 50% de sus rentas netas de trabajo + servicios.

¡Hasta ahora todo parece maravilloso, invierto y lo invertido lo desgravo!, pero,  ¿existe alguna “pega” que deba saber?

Pues sí, hay al menos un par de “pegas” que conviene que tengas presente:

Pega nº 1.-  ¿Puedo disponer del dinero invertido en mi plan cuando lo necesite?

Pues no, sólo puedes rescatar (fíjate que palabra se usa) el dinero en alguna de las siguientes situaciones:

    • Cuando te jubiles,  y digas a la gestora del plan que lo quieres rescatar, o
    • Si llevas más de 2 años en el paro, o
    • Si te quedas inválido para tu trabajo,o
    • Si te encuentras en una situación de dependencia o  gran dependencia.o
    • Si falleces. (Lo rescatarían tus herederos)

Pega nº 2.- ¿Qué impuestos tengo que pagar yo, o mis herederos cuando rescaten el dinero?

El importe rescatado, computará como rentas del trabajo en el año en que lo rescates (es decir, es como si lo hubieras ganado trabajando ese año)  y se sumará a la base imponible de ese año.  No hay diferencias en que rescates todo el dinero del plan de golpe, o en plazos.

Como veis, realmente aunque desgravo (lo resto de mi base imponible) cuando hago la aportación al plan, en el año que lo rescate lo tendré que sumar a mi base imponible el importe que vaya rescatando, con lo que  realmente lo que hago es retrasar el pago del impuesto, del año en que invierto al año en que lo rescato. También es cierto que, en general, cuando hago las aportaciones al plan, suele ser en una época de mi vida en la que suelo ganar más dinero  y por ello mi tipo impositivo (el % de mis ingresos que pago a Hacienda) suele ser mayor cuando hago las aportaciones que  cuando lo rescato .

Veamos esto con un ejemplo, imaginemos que hago una aportación de 2000 euros anuales ahora que mi tipo impositivo es, por ejemplo, del 25%, si cuando dentro de unos años me jubile y  lo rescate mi tipo impositivo sea, por ejemplo, el 20% ; me habré ahorrado un 5% de los 2000 euros (100 euros en impuestos) además del efecto de retrasar el pago varios años.

Hay muchas voces influyentes diciendo que se debe mejorar la fiscalidad de los planes de pensiones para incentivar más su utilización como  fuente de ahorro  que complemente las pensiones públicas de jubilación, introduciendo algún beneficio fiscal sobre el dinero rescatado, de hecho las aportaciones realizadas hasta diciembre del 2006 tienen una exención fiscal del  40% (se paga impuestos por el 60% de los importes rescatados), pero esa “beneficio fiscal”, no se puede aplicar a las cantidades aportadas después del 2006  y puede ser que, en el futuro, cuando salgamos de “la crisis”, el gobierno nos dé una alegría en forma de exención fiscal para el dinero rescatado de los planes.

Si llegado a este punto, y a pesar de estas dos pegas, estás decidido a invertir en tu plan de pensiones, porque quieres desgravar y/o ir guardando e invirtiendo en una “hucha” para cuando te jubiles, que complemente tu pensión de jubilación, entonces sigue leyendo porque lo que sigue te interesa.

¿Cómo elijo el plan de pensiones que más me interesa?.

Esta es la gran pregunta a la que hay que encontrar la respuesta adecuada que, dado que depende de nuestras preferencias o, como dicen los entendidos, de nuestro “perfil de inversor” o de “nuestra aversión al riesgo”, no tiene una respuesta única, sino que depende del riesgo que cada uno quiera correr. En general para tener opción a conseguir altas rentabilidades (por ejemplo mayores de un 10% anual), hay que arriesgarse con inversiones en renta variable y tomando  ese riesgo también podemos llegar a perder parte del dinero invertido.

Los planes de pensiones que comercializan los bancos o las compañías de seguros, al igual que los fondos de inversión, son eso que se llama “instituciones de inversión colectiva”, que consisten en que una entidad gestora, en este caso obligatoriamente una compañía de seguros, toma el dinero aportado por los partícipes (clientes) y lo invierte, de acuerdo a la política  de inversión del plan, cobrando por esa gestión unas comisiones (comisión de gestión , comisión de depósito y en ocasiones también comisión de suscripción por los importes aportados que hacemos y comisión de reembolso cuando lo rescatamos o trasladamos a otro plan).

Las políticas de inversión del plan pueden ser, entre otras:

  • Invertir en renta fija. Tened en cuenta que un fondo de renta fija puede dar pérdidas ya que, cada día se valoran los activos en los que está invertido a precio de mercado, y si este  precio es inferior al de compra puede dar perdidas. Esta situación es típica cuando se produce una subida de tipos de interés. Imaginar que el plan de pensiones estaba invertido en bonos al 3% a 5 años  y comienza a haber emisiones de bonos al 5%. El precio de mercado de estos bonos del 3% baja por debajo de su precio de compra.
  • Invertir en renta variable. Tendrá las mismas oscilaciones que el valor de las acciones en que invierta.
  • Invertir en deuda del estado: Es un caso particular de renta fija en que se invierte en bonos u obligaciones de renta fija emitidos por el estado.
  • Planes de pensiones garantizados: Los hay que invierten en diferentes activos pero pase lo que pase con las inversiones, nos aseguran que  a una fecha futura (por ejemplo a 5 años vista) si han dado beneficios las inversiones nos devuelven el capital más los beneficios, pero si han dado pérdidas, al menos nos devuelven el capital invertido. Tened en cuenta que esa garantía sólo será efectiva en esa fecha, (ni antes, ni después) Estos planes no suelen admitir aportaciones después de la fecha de contratación -.
  • Planes de pensiones garantizados de rentabilidad garantizada a una determinada fecha (unos 5-6 años). Estos no solo nos garantizan el capital sino que también a esa fecha (ni antes ni después), nos garantizan una revalorización (similar a la de los depósitos a plazo). Estos son los planes menos arriesgados y son ideales para los ahorradores que no quieran complicarse la vida. No todos los bancos tienen este producto pero sí que hay muchos bancos/compañías de seguros que los ofrecen.

Debemos elegir:

  • El plan cuya política de inversión se adapte mejor  a nuestros gustos  y necesidades.
  • Que tengan las menores comisiones, sobre todo las de gestión y depósito que juntas suelen ser superiores al 2%. El dinero de las comisiones se resta del valor del plan, con independencia de que este de pérdidas o beneficios. (El banco o La compañía de seguros nunca pierden)
  • Que sea de una gestora de confianza. Recordad que los bancos comercializan estos planes de pensiones pero no los gestionan. La gestora debe ser una compañía de Seguros, así que mirar la documentación del plan para saber quién es la gestora

¿Qué hago si no me gusta cómo gestionan mi plan y no puedo rescatar mi dinero?

Si tu plan de pensiones te está dando pérdidas, o si simplemente has encontrado un plan que te gusta más, puedes hacer una gestión para traspasar tu plan/es  de pensiones de un plan a otro.

En primer lugar asegúrate que tu plan antiguo no tiene una cláusula de penalización por mantener tu inversión menos de un determinado periodo de tiempo (años). Aunque haya penalizaciones lo puedes traspasar, pero es conveniente saber el importe de la penalización para ver si te interesa o no.

Sólo suelen tener cláusula de penalización aquellos fondos que nos pagaron algún dinero o nos dieron algún regalo cuando hicimos las aportaciones.

Mira si tiene comisión de reembolso. Y echa tus cuentas para saber si te compensa.

Si estas decidido a traspasarlo, ponte en contacto con el banco /compañía de seguros que lleve la comercialización del nuevo plan y di que inicie la orden de traspaso. El traspaso no tiene coste  e incluso la compañía a la que traspasas te puede incentivar el traspaso con dinero o regalos (si es así te pondrá una penalización si no conservas la inversión durante algunos años)

¿Cómo sabré el valor del dinero invertido en mi plan de pensiones?

El valor de mis inversiones en el plan se actualiza diariamente, con lo que el banco o la compañía de seguros pone a disposición de los partícipes medios para que puedan consultar ese valor (banca por internet, banca telefónica, extractos periódicos, etc.)

¿Puedo tener más de un plan de pensiones?

Sí, y es una buena medida el diversificar nuestras inversiones para “no tener todos los huevos en la misma cesta”.

Y para terminar y a modo de resumen vamos a responder a las preguntas que nos debemos hacernos  siempre que hagamos una inversión:

Plazo:  No dispondremos de nuestro dinero hasta que nos jubilemos o llevemos mas de 2 años de paro o nos quedemos inválidos, o tengamos una gran dependencia o nos muramos.

Liquidez: No hay manera de rescatar nuestro dinero antes de que se lleguen a las condiciones del fin del plazo. Lo único que sí podemos hacer es cambiarlo de un plan de pensiones a otro.

Riesgo de pérdida de capital: Puedo llegar a perder parte del capital invertido, o ganar mucho dinero,  dependiendo  del tipo de plan de pensiones que elija. Si no quieres riesgos y te conformas  con una rentabilidad parecida a la de los depósitos, invierte en un plan de pensiones de capital garantizado y rentabilidad garantizada.

Riesgo de emisor: En este caso el emisor es la compañía de seguros que hace la gestión del plan. En principio,  aunque quiebre la gestora, nuestro plan seguirá valiendo lo que valgan los activos en los que está invertido nuestro dinero, no obstante elige una compañía de seguros conocida y solvente.

Fiscalidad: Vimos que en el año que hacemos las aportaciones al plan, este dinero se resta de nuestra base imponible, pero en el año que las rescatamos se suman a nuestra base imponible.  Con lo que es una manera de diferir el pago de impuestos. Este es un tema que puede cambiar,  a mejor, en los próximos años.

Conclusión. Los planes de pensiones son un gran producto de ahorro e inversión a largo plazo para ir preparando una “hucha” que nos complemente nuestra pensión de jubilación y que nos ayuda a conseguir mejoras fiscales en el año que hacemos las aportaciones..  Hay que ser cuidadoso en la elección del plan, y tener en cuenta que los importes que invertimos no podremos disponer de ellos hasta que nos jubilemos o llevemos más de 2 años en el paro, o nos quedemos inválidos o tengamos una situación de dependencia o fallezcamos.

Y como siempre, si quieres que te ayudemos, contacta con nosotros en

www.teayudocontubanco.com

Para recibir periódicamente nuestros post, sólo tienes que teclear tu e-mail y nombre en nuestro registro de usuarios situado en la parte superior derecha de esta página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *